¿Por qué no vale cualquiera para hacer tu marketing de contenidos?

Existe, de una forma bastante amplia, la creencia de que cualquier persona puede producir contenidos, o esa es la base de la que parten quienes lo ven de este modo, para escribir contenidos se necesita simplemente saber escribir, por lo que cualquiera se puede poner ante una hoja en blanco y contar lo que la empresa o la marca quieren que cuente. Por ello, los contenidos acaban a veces en manos de trabajadores de la propia compañía, que de pronto tienen que asumir esta nueva responsabilidad, o en quien tenga un momento para hacerlos; en freelances externos, escogidos no por su currículo sino más bien porque cobran poco por hacer ese trabajo, o en agencias externas.

Y esto es un error completo y absoluto. El marketing de contenidos es una pieza clave de la estrategia de marketing en estos tiempos y es una de las pocas piezas que sigue permitiendo conectar con los consumidores y lograr que estos reciban los mensajes que la empresa quiere emitir. Los contenidos se han convertido en una suerte de gran esperanza, de elemento recurrente en todas las recomendaciones de lo que se debe hacer, pero, por mucha esperanza que sean, los contenidos no funcionan si no se hacen bien. La estrategia tiene que ser la más adecuada y la más correcta, cierto, pero también es importante cómo son esos contenidos y cómo se elaboran.

Por ello, a pesar de lo que pueda parecer, no vale cualquiera a la hora de elaborar contenidos. Para crearlos de un modo que funcionen y para lograr establecer la calidad que deben tener, los contenidos tienen que quedar en manos expertas. No vale con endosárselos a cualquiera dentro de la empresa, ni tampoco con escoger simplemente a quien haga ese trabajo más barato.

Entradas Recientes