¿Son las emociones la nueva vía para lograr alcance orgánico en Facebook?

Facebook se ha convertido en un quebradero de cabeza para las marcas y para las empresas. La red social se convirtió en una pieza clave de la estrategia de comunicación de las marcas en los últimos tiempos, a medida que las redes sociales se iban convirtiendo en un elemento cada vez más y más popular. Los consumidores estaban ahí y las marcas querían también estarlo, para que su mensaje llegase de forma clara a sus potenciales receptores. Facebook tenía que entrar en la estrategia de comunicación en esta nueva era de las redes.

Pero Facebook también impuso un nuevo problema, uno que las marcas y las empresas no vieron hasta el último momento. Cuando se juega en el terreno de otro, este es el que pone las normas y el que al final tiene la sartén por el mango a la hora de cambiarlas. Las cosas ya no son como las empresas quieren o esperan que sean, sino como ese escenario apunta hacia que sean.

En el caso de Facebook, los sucesivos cambios en el algoritmo que regula qué entra y qué no en el feed de noticias han sido los que han causado problemas y tensiones para las marcas que operan en la red social y que intentan usarla para llegar a sus potenciales consumidores. Los diferentes cambios y ajustes han hecho que sea cada vez más difícil pasar las barreras de Facebook y que llegar de forma orgánica a los consumidores se convierta en más y más difícil. A lo largo de los últimos años, han ido funcionando diferentes estrategias y diferentes trucos que permitían llegar al feed, pero que han ido perdiendo peso y relevancia a medida que Facebook ha ido castigándolas.

Entradas Recientes